Barrel Aged Yeti 2016 de Great Divide Brewing CO, 10.4% ABV.

Cerveza americana estilo American Imperial/Double Stout  la cual es añejada en barricas de whiskey por al menos 12 meses de acuerdo a la etiqueta.

Apariencia: de color totalmente negro, no pasa nada de luz a través de ella; corona de espuma color marrón de mediana retención, con burbujas compactas y abiertas. En lo visual es perfecta.

Aroma: mmmmmmm el carácter que aporta el añejamiento en barrica es muy pobre; lo que más se alcanza a percibir es el whiskey el cual es muy licoroso, apenas ligeramente algo de vainilla y madera quemada, algo de chocolate amargo se alcanza a percibir. Después de un tiempo oxigenándose en la copa, algunos aromas de lo lúpulos se notan, los cuales son de carácter herbal con notas a pino, resina y ligeramente algo de “dankness”.

Sabor: nuevamente el espectro de sabores que ofrece es pobre; domina la presencia del whiskey muy licoroso, algo de chocolate amargo y semiamargo, café tostado, caramelo quemado, algo de melaza pero que tiene muy poca permanencia en boca; en algunas ocasiones hay notas a vainilla y madera quemada pero todo queda opacado por la intensidad alcohólica del whiskey. En el retrogusto queda un amargor medio, curiosamente llega a ser algo seco y el carácter herbal de los lúpulos sale a relucir, algo de pino, resina y “dankness”.

Sensación: cuerpo medio alto aunque no tiene esa sensación sedosa y untuosa que otras barrel aged stouts si, inclusive a pesar de lo anterior, se lleva a sentir algo acuosa. La carbonatación es baja.

Versión añejada en barricas de whiskey de la Yeti (no bourbon, todos los bourbon son whiskey pero no todos los whiskey son bourbon, si tienen diferencias) cerveza insignia de Great Divide. Debo confesar que la expectativa que tenía de ella era muy alta, personalmente la ocasión que pude probar la Yeti me pareció una excelente cerveza, inclusive terminó en mi top 10 del 2016, por lo que al ver esta versión me emocioné mucho. Una total decepción, lo típico del añejamiento en barrica es extramadamente pobre y casi imperceptible, lo que más domina es ese whiskey barato con mucha presencia de alcohol, el cual no deja percibir casi nada más. y si eso se le suman los lúpulos herbales intensos que son muy dominantes para una Stout añejada en barrica, queda un cerveza desbalanceada. Tal vez un tiempo de guarda la mejore aunque no creo que tanto. Sin duda una de las decepciones del año.

img_20170107_204352179
Decepcionante