Weihenstephaner Korbinian de Bayerische Staatsbrauerei Weihenstephan, 7.4% ABV.

Cerveza alemana estilo Doppelbock.

Apariencia: de color marrón intenso, con algunos destellos cafés y rojizos a contraluz. Corona de espuma color marfil de mediana retención, con burbujas compactas.

Aroma: dulce, notas a costra de pan, caramelo, azúcar morena, miel, frutos oscuros como dátiles y ciruelas, frutos secos como nueces y ligeramente plátano.

Sabor: similar al aroma, nuevamente las notas a costra de pan, caramelo, miel y azúcar morena es lo que destaca, atrás de ello quedan los frutos oscuros maduros como dátiles y ciruelas, en menor medida higos, frutos secos como nueces y cierto gusto a plátano muy ligero pero presente. En el retrogusto queda un amargor ligero, no astringente y que queda ligeramente la presencia de los sabores dulces y de frutos oscuros en boca.

Sensación: cuerpo medio, mediana baja carbonatación. Muy ligera sensación calurosa en garganta al pasar el trago pero no es agresiva.

Una cerveza muy adecuada al estilo que se disfruta a cada trago, es un pan líquido tal cual. Se agradece el cuerpo que tiene lo cual la hace más degustable. Esta cerveza en particular me la había recomendado un conocido que dice ser amante de las doppelbock, etiquetándola como la mejor de todas, personalmente ese puesto lo sigue ocupando Samichlaus añejada. Muy recomendada aún así, no deja de ser muy buena.

img_20161203_013438093
Pan y caramelo líquido.